Sábado 19 Octubre 2019

 facebook  twitter  instagram 

El Sindicato Médico de Málaga está denunciando deficiencias de diseño en el nuevo edificio del Hospital de Ronda desde mucho antes de que abriera al público la primera consulta allá por enero.

La mayoría de ellas estaban ya en el proyecto y no se tomaron en serio su resolución hasta que se han denunciado en los medios de comunicación, bien directamente por nosotros o bien a través de la Plataforma en la que estamos integrados. Porque lo que queremos todos es un buen hospital, puntero, para los trabajadores y para los usuarios.

Queremos estar orgullosos de nuestro hospital. Ahora bien, el uso que los medios hacen de la información, los titulares que les ponen, no es nuestra responsabilidad, así como tampoco el uso que las formaciones políticas hacen de la denuncia (El nuevo hospital de Ronda, sin ascensores para el traslado de sus pacientes encamados, La larga lista de defectos del Hospital de los ascensores pequeños, El Hospital de Ronda entra de lleno en el debate político). Esto forma parte del juego en un Estado de Derecho, seguramente. ¿Qué ha pasado entonces con el tema de la falta de un ascensor para camas en la planta baja del nuevo hospital de Ronda? Pues que es una deficiencia más de las que venimos denunciando, pero ha resultado ser un tema muy jugoso para titulares como los que vemos desde ayer y arma arrojadiza para los partidos de la oposición, habiendo tenido que pronunciarse la mismísima Presidenta de la Junta para poner los puntos sobre aquellas íes que ella ha estimado conveniente. Lo de siempre.

Pero no por ello vamos a dejar de exigir lo que nos parece lo mejor para trabajadores y pacientes, lo más apropiado, lo más justo o lo legal. La lista con todas las deficiencias pendientes de resolución de este tristemente famoso hospital está entregada por escrito a los responsables, con registro de entrada con fecha y hora. Aquí no hay secretos (puedes verlo en el pdf adjunto, escrito de 7 de junio). Cuando no les veamos mucho interés en resolverlo, seguiremos acudiendo a la prensa con el único objetivo de que los ciudadanos lo conozcan y la Administración se tome más interés. Los efectos colaterales de tipo político, desde luego, no son cosa nuestra.

Escrito Gerencia de las Deficiencias