Jueves 17 Junio 2021
YTUBE facebook twitter instagram

 

MARITIMODemandan la apertura de recursos prometidos y atención enfocada a la detección precoz

Familiares de personas con patologías psiquiátricas y especialistas coinciden en el diagnóstico: hacen falta más inversiones en Salud Mental, que se acaben dispositivos comprometidos y que se revise el modelo para dar una asistencia más imbricada en la comunidad que permita la detección precoz y el rápido tratamiento ante los primeros episodios. Cumplidas más de tres décadas de la reforma psiquiátrica, ambas partes defienden que es hora de hacer cambios para incorporar las nuevas tendencias asistenciales y de apostar con inversiones por una especialidad que creen "abandonada" en los últimos años.

El presidente de la Asociación de Familiares de Enfermos con Esquizofrenia (Afenes), Miguel Acosta, reclama por enésima vez que se abra la Unidad de Agudos del Hospital de Marbella -bloqueada por el frenazo en la ampliación de ese centro- y que el equipo de Salud Mental de Ronda funcione como lo que se prometió, un hospital de día.

La apertura de la unidad de agudos de Marbella es la gran asignatura pendiente


 

Profesionales también suman a la lista de demandas dispositivos que estaban comprometidos como un hospital de día en el Regional y un equipo comunitario que se sume a los que ya existen de el Limonar y calle Peinado. "Al Carlos Haya desde Servicios Centrales [del SAS] no llega nada desde hace años. Las inversiones vienen tarde, mal y nunca", protestó un profesional. La última mejora importante en este centro fue el desdoblamiento de la Unidad de Agudos, hace ya más de una década.

Los especialistas reconocen que mientras antes de la reforma psiquiátrica, allá por los años 80, "la dejación rayaba el Código Penal y la dignidad de lo humano", desde entonces, la asistencia ha mejorado sustancialmente. Pero a continuación añaden que en la actualidad faltan "inversiones y sensibilidad hacia las necesidades de la población en materia de Salud Mental".

Los profesionales afirman que la crisis les ha pasado factura y no sólo por la falta de inversiones, sino también por la pérdida de personal. Las jubilaciones no cubiertas y las bajas no sustituidas han ido encogiendo las plantillas. "Y mientras en estos años los recursos han disminuido, la presión asistencial ha aumentado porque debido al paro ha habido más cuadros de ansiedad", aseguraba un especialista. Una sobrecarga asistencial que, admitía, es "más o menos similar en todas las comunidades autónomas porque en España estamos en general tirando a mal" en Salud Mental.

Pero los profesionales no sólo reclaman más inversiones. También demandan una revisión del modelo asistencial psiquiátrico. Los expertos convocados la Consejería de Salud para rediseñar el mapa hospitalario de Málaga concluyeron que el modelo en esta especialidad estaba "caduco" y que era necesario avanzar -como en el Reino Unido- hacia un "desarrollo comunitario". Es decir, hacia una asistencia cercana, como la de los centros de salud, centrada en la prevención y la detección precoz.

Otra de las líneas que según los especialistas se debe potenciar es la de programas llamados de primeros episodios, porque insisten en que, si se tratan los brotes desde el debut de la enfermedad, la evolución es mejor. Los profesionales también abogan por complementar los tratamientos farmacológicos con psicoterapia en la comunidad. El Reino Unido ha apostado por esta asistencia combinada con la incorporación de psicólogos para el tratamiento psicoterapéutico.

"Seguimos con un modelo que lleva más de 30 años y que nunca ha sido revisado. El cambio tiene que poner el acento en los recursos extrahospitalarios y orientar el modelo hacia el desarrollo comunitario para que se impulsen la prevención y la detección precoz, pero para eso se necesitan más recursos", concluyó un profesional.

 

Fuente: malagahoy.es

Hola soy médico. Trabajo desde hace dos décadas para la sanidad pública como Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.  No sé si publicará esta carta, pero por lo menos lo intento.

He revisado entre el asombro y el regocijo las noticias al respecto del bragado maquinista capaz de parar su tren para no poner en peligro potencial a sus ocupantes, al superar el tiempo que de forma continuada podía conducirlo. Digo bragado porque hay que tener valor para exponerse al calvario de investigaciones, expedientes, sanciones y demás presiones que la empresa le va a hacer soportar. Seguro había sido más fácil seguir hasta llegar a su destino, como seguro él mismo y muchos de sus compañeros, ha hecho otras veces, ya que, hasta que pasa, nunca pasa nada, por conducir dos o tres horas más.