Sábado 19 Octubre 2019

 facebook  twitter  instagram 

 

Carlos Bautista: "Málaga no se puede permitir estar seis meses pensando en una nueva ubicación; la decisión se tiene que tomar ya"

La zona esta, con el salto de la ronda como posibilidad, es la alternativa cierta para sustituir la parcela del Civil

Fuente: malagahoy.es

La Junta de Andalucía rompe el puzzle del tercer hospital de Málaga cuando ya tenía encajadas todas sus piezas. Tras meses anunciando a bombo y platillo la puesta en marcha de la maquinaria administrativa para la construcción de un complejo valorado en unos 400 millones, no sólo pone en cuestión su ejecución en los terrenos del Civil, mirando de manera decidida ahora a la zona este como nuevo emplazamiento, incluyendo terrenos al norte de la ronda, sino que se abre de par en par a desarrollar un modelo que además del centro hospitalario incorpore equipamientos complementarios, caso de hotel, guardería...

Las nuevas necesidades puestas sobre la mesa, con el fin de dar una mejor respuesta a los pacientes y sus familiares, y la determinación de ampliar de 800 a 1.000 camas su capacidad, parecen hacer inviable su materialización sobre la pastilla actualmente seleccionada. Así lo expresa de manera clara el delegado de Salud en la provincia, Carlos Bautista, quien confirma el estudio "de un sitio más adecuado".

A modo de ejemplo, el delegado habla de prever las instalaciones con las que garantizar que "si vienes de Almáchar y tienes a tu hijo ingresado puedas disponer de un hotel de bajo coste y estar cerca; vamos a intentar que haya equipamientos complementarios, sitios donde poner de todo, por ejemplo, guarderías pensadas para los trabajadores del hospital". "No se trata de hacer un hospital perdido en medio del campo", apostilló.

"La Consejería está a marchas forzadas estudiando todas las posibilidades; me he reunido con el alcalde que ha aportado varias propuestas que están siendo estudiadas", expuso Bautista, quien mencionó de manera directa las dificultades que tiene la parcela del Civil para acoger la nueva infraestructura. "Nos preocupaba a todos el nivel freático de ese suelo, que había que meter como cuatro plantas bajo tierra y unas mil plazas para aparcar; se empezó a pensar que eso no cabía", explicó a Málaga Hoy.

Incluso, señaló que en esas conversaciones el regidor, Francisco de la Torre, "dijo que habría que hacer una línea de Metro expresa para sacar y meter trabajadores de esa zona". "Hizo la pregunta de si se hacía en el Civil se tenía que contar con un medio de transporte importante; cuánto vale eso", se preguntó.

1.000 camas

Es la capacidad que ahora quiere la Junta que tenga el nuevo complejo hospitalario, frente a las 800 iniciales

Sin datos precisos, la construcción de un ramal soterrado que discurriese por Eugenio Gross y Blas de Lezo podría requerir de unos 140 millones de euros. Y ello para un movimiento potencial de usuarios de unos tres millones anuales. La posición de la Junta respecto al ferrocarril urbano a la zona norte es dudosa en lo que al tramo soterrado se refiere, descartando, eso sí, cualquier posibilidad de ejecutarlo en superficie.

Con todos estos detalles sobre la mesa, la determinación de Salud parece clara en el sentido de cambiar el guión original. Algo que asume el delegado territorial, pero que justifica en la necesidad de actuar con responsabilidad ante una infraestructura de esta envergadura. "Hay un momento en que hay que pararse y reflexionar porque la infraestructura que se haga va a costar una fortuna; estamos en un bullebulle; la gente puede pensar que hemos parado, pero lo que estamos haciendo es tomar aire para decidir por dónde vamos y esa decisión no tiene marcha atrás", insistió, previendo que el paso definitivo se tomará en unos días.

Bautista subrayó, de hecho, la necesidad de acortar los tiempos de análisis. "No podemos perder dos años o un año o seis meses en decidir dónde vamos a poner el huevo; Málaga no se puede permitir estar seis meses pensando en una nueva ubicación, la decisión se tiene que tomar ya; si es en el Civil, se asumen las consecuencias; que no, alternativas, ya". Y ello en un escenario en el que hay que "dar una respuesta histórica a Málaga; no nos podemos permitir tener mareando a la población; eso es inasumible, hay que tener una decisión". A pesar de las dudas que la Junta vuelve a generar en este asunto, se muestra convencido en que el actual Gobierno andaluz, con Juan Manuel Moreno Bonilla a la cabeza será el que "haga el agujero y después lo tendrá que inaugurar quien quiera Dios".