Jueves 23 Mayo 2019

 facebook  twitter  instagram 

Artículos

  • SMMA

Afiliación

El Sindicato Médico es la asociación de unos profesionales dispuestos a usar todos los medios legales a su alcance, para la reivindicación y defensa, de forma conjunta, de los intereses propios de todos y cada uno de nosotros como colectivo profesional y como miembro individual con interés específico dentro de la comunidad.

Somos conscientes que las diferentes formas de presiones y coacciones empresariales hacen, en muchos momentos, imposible la movilización individual de muchos de nosotros, es por eso que formar parte de nuestro Sindicato que representa y defiende a un colectivo, el de los Facultativos,  con iguales condiciones laborales, facilita la defensa de los intereses individuales y comunes, respetando los intereses de los enfermos y las prestaciones de los servicios sanitarios tan gravemente erosionados en estos momentos de recortes.

Estar afiliado a una asociación profesional como la nuestra, significa, principalmente, asumir el compromiso de la defensa activa de tus intereses y los de todos y cada uno de nosotros porque cuantos más seamos los que empujamos en la misma dirección, más fácilmente superaremos aquellos obstáculos que impiden el logro de nuestros objetivos colectivos e individuales. Lo que nos afecta a todos, me afecta a mí. La unión hace la fuerza.

Estamos a tu disposición en la sede central en C/ Verdugo Landi, nº 2 -3º H y en las Secciones Sindicales de tu centro.

Representamos tanto a al personal estatutario como laboral (EIR), con cuotas específicas para estos colectivos:

Cuotas Generales

Su importe es de 39,00 €/trimestre 

Cuotas EIR

Su importe es de 19,50 €/trimestre 

  • El importe total de la cuota sindical se puede desgravar en la declaración de hacienda del ejercicio correspondiente.

 

BOTONAF

 

 

 

Hola soy médico. Trabajo desde hace dos décadas para la sanidad pública como Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.  No sé si publicará esta carta, pero por lo menos lo intento.

He revisado entre el asombro y el regocijo las noticias al respecto del bragado maquinista capaz de parar su tren para no poner en peligro potencial a sus ocupantes, al superar el tiempo que de forma continuada podía conducirlo. Digo bragado porque hay que tener valor para exponerse al calvario de investigaciones, expedientes, sanciones y demás presiones que la empresa le va a hacer soportar. Seguro había sido más fácil seguir hasta llegar a su destino, como seguro él mismo y muchos de sus compañeros, ha hecho otras veces, ya que, hasta que pasa, nunca pasa nada, por conducir dos o tres horas más.