Lunes 16 Septiembre 2019

 facebook  twitter  instagram 

 

Solo la mitad de los facultativos malagueños que sufrieron un acto violento denunciaron a su agresor

agrecomFuente: diariosur.es

Las agresiones a los médicos que ejercen en la sanidad privada de Málaga se duplicaron el año pasado al pasar de tres a seis, según datos facilitados por el Colegio de Médicos de Málaga con motivo de celebrarse este jueves el Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario. En total, 28 médicos sufrieron una agresión en Málaga en 2018, uno más que en 2017. De esa cifra, 14 actos violentos se registraron en la sanidad pública, seis produjeron en la privada y los ocho restantes fueron injurias y difamaciones difundidas a través de Internet y las redes sociales. De los 28 facultativos agredidos, solo la mitad presentaron una denuncia. En lo que va de 2019 hay contabilizadas 10 agresiones a médicos (seis a mujeres y cuatro a hombres). De ellas, nueve han sido verbales y una física. Ocho han tenido lugar en la sanidad pública y dos en la privada.

El presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Juan José Sánchez Luque, ha dicho, respecto a esos actos violentos en el ejercicio de la profesión: «Realmente, no tenemos nada que celebrar. Es muy triste acudir a trabajar y enfrentarte a gritos, insultos y amenazas. Por desgracia, se ha convertido en algo más habitual de lo que parece». El lema elegido este año para concienciar a la población sobre este hecho deplorable es 'Respetar a los médicos es cuidar la salud de todos'.

El vicepresidente primero de la corporación colegial, José Antonio Ortega, animó a los médicos a que denuncien, puesto que la mayoría opta por no presentar denuncia. Uno de los motivos de ese hecho, indicaron desde la asesoría jurídica del Colegio de Médicos, es que las agresiones verbales y los insultos están despenalizados desde la reforma del Código Penal de 2015. En cambio, esa reforma incluyó el artículo 550, que tipifica como delito de atentado todo aquel que se comete contra funcionarios de la sanidad. De los 28 facultativos agredidos el año pasado, 16 fueron mujeres y 12, hombres.

Las agresiones cometidas contra un médico en un centro sanitario público tienen un castigo mayor que si el acto violento se registra en la sanidad privada. Así, un informe de la asesoría jurídica del colegio, pone de manifiesto que ante una misma agresión la condena no es igual para el agresor según haya cometido el delito en la sanidad pública o en la privada, ya que en la primera se considera delito de atentado y en la segunda no. «Los médicos colegiados no alcanzan a entender que los mismos hechos a un mismo profesional ejerciendo igualmente sus funciones como médico dentro del sistema sanitario, según ocurran en un centro público del SAS o en un centro privado, tengan unas consecuencias tan dispares. De este modo, un agresor en la sanidad pública tendrá más pena que en la privada», se dice en ese informe.

Ofensas, descalificaciones y descrédito

Ese trabajo de la asesoría jurídica revela otro dato llamativo: el incremento de los procedimientos iniciados a raíz de los insultos y descalificaciones a los médicos a través de las redes sociales. Ese fenómeno apareció por primera vez registrado en la asesoría en 2017 con dos casos. En 2018 se contabilizaron siete y en lo que va de año, uno. En su mayoría son insultos, ofensas graves y descalificaciones que cuestionan la profesionalidad del médico y que se difunden a través de Facebook, Twitter y en otros foros de Internet.

«Las nuevas tecnologías y el creciente uso de las redes sociales propician una nueva modalidad de comisión de este tipo de acciones violentas y agresiones contra médicos, en los que ya no se trata solo del insulto, la ofensa o la amenaza, sino del descrédito y desprestigio público que supone dada la repercusión y difusión que tienen las redes sociales e Internet», se explica en el informe de la asesoría jurídica.