Viernes 20 Septiembre 2019

 facebook  twitter  instagram 

En el Hospital Regional faltan seis facultativos de una plantilla de 27 en plena época de alta frecuentación y no se encuentran sustitutos para cubrirlos, una situación que los trabajadores achacan a las condiciones laborales que se ofrecen

urgvvFuente: laopniniondemalaga.es

La situación de la plantilla de médicos de Urgencias del Hospital Regional se ha complicado en los últimos días, y es que de los 27 facultativos al cien por cien que la integran, seis están de baja en estos momentos y hasta ahora no han sido sustituidos. Una situación que los propios trabajadores achacan a las condiciones laborales que se ofrecen en los contratos, «poco atractivas» para los interesados.

Mientras, 21 facultativos soportan la carga de la plantilla completa que, por causas variadas, como cuestiones médicas o embarazo, ha hecho que seis médicos coincidan de baja laboral, lo que se traduce para los trabajadores activos en más guardias y doblar turnos con mayor frecuencia para mantener los servicios. Un momento en el que la demanda asistencial es superior frente a otras épocas por el periodo de alta frecuentación que registran los hospitales ante la llegada de la gripe y otras patologías propias del invierno.

Los médicos, que cuentan con un representante en la «Plataforma de Urgencias Carlos Haya», han tenido que desechar la idea de hacer las tres guardias que les toca estrictamente el próximo mes para realizar las cinco que la gerencia hospitalaria planteó. Una medida de presión que habían planteado para obtener más recursos frente a los próximos encuentros con los representantes del hospital. Y es que el colectivo quiere solicitar a la gerencia hospitalaria que, además de cubrir las bajas actuales, se amplíe la plantilla y se adecue a la ratio que detalla el Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias (PAUE) para el Hospital Regional. Hasta 32 facultativos debería tener dicho servicio del hospital según el PAUE, una cifra que queda lejos de los 27 médicos que componen la plantilla en condiciones normales y sobre todo de los 21 que trabajan en la actualidad, algunos de ellos, según los trabajadores, desde hace meses de baja y sin ser cubiertos.

Los trabajadores del área de Urgencias aseguran que el hospital es partidario de cubrir las bajas laborales que se han dado en las últimas semanas, pero la durabilidad de los contratos y la falta de estabilidad imposibilita esta tarea.

Mientras tanto, después de casi dos semanas de la creación de la «Plataforma de Urgencias Carlos Haya», compuesta por enfermeros, auxiliares y médicos, los enfermeros se reúnen hoy con la dirección de Enfermería para abordar su situación. La plataforma se creó para aumentar los recursos humanos y medios para trabajar durante todo el año y no solo en los picos de alta frecuentación. Para ello, han dejado de realizar algunas labores como asistir a todo el protocolo del denominado Código Ictus o no cubrir las vacantes que surjan. Sin embargo, los propios afectados aseguraron que el hospital ha tomado medidas y ha aumentado la plantilla, por lo que hoy solicitarán que se mantengan esos refuerzos todo el año y se adecue la plantilla a las cifras que ofrece el Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias, lo cual llevaría a un aumento de unos 35 profesionales más en total. En caso de que no lleguen a un acuerdo, se plantean ir a la huelga, una medida que estaría respaldada por CSIF.

Medidas del hospital

El hospital, por su parte, aseguró que la plantilla de médicos de Urgencias del Hospital General es de 37 personas y confirmó que se han producido 5 bajas de profesionales por enfermedad. «Ante esta situación se ha establecido como medida transitoria modificaciones en los porcentajes de reducciones de jornada de profesionales que las tienen reconocidas. Además, en los próximos días, se va a incorporar un profesional médico más que ha pedido el reingreso desde otro centro», sentenció. Asimismo, la dirección del hospital está realizando gestiones para la incorporación de más profesionales en el área de Urgencias ante el incremento de la demanda asistencial que se produce en estos días a consecuencia de las bajadas de las temperaturas y de la descompensación de algunos pacientes crónicos. El hospital repitió una vez más que la asistencia está garantizada y con todos los recursos disponibles.