Lunes 16 Septiembre 2019

 facebook  twitter  instagram 

CABSMMA

La paralización de las obras reduce la cartera de servicios en asuntos tan sensibles como la radioterapia a enfermos de cáncer o la inexistencia de una Unidad de Agudos de Salud Mental.

El Sindicato Médico de Málaga ha denunciado este jueves en Marbella que las obras de ampliación del Hospital Costa del Sol siguen paralizadas 'sine die' con el problema de la limitación de la cartera de servicios que ello conlleva en cuestiones muy sensibles como la falta de oncología radioterápica que obliga a pacientes con enfermedades graves a desplazarse periódicamente a Málaga o la falta de una Unidad de Agudos de Salud Mental.

Además de ello, el delegado del SMM en Marbella José Luis Prada destacó que también estas obras inacabadas suponen una incomodidad doble “en el desarrollo diario del trabajo de los profesionales, con carencias básicas de zonas de tareas o consultas ubicadas en entornos poco apropiados para el desarrollo de la entrevista clínica. Y una incomodidad para los pacientes que padecen unos circuitos imposibles ya que las zonas de pacientes externos están completamente confundidas con las zonas de hospitalización”.

A ello añadió que también se produce un daño de imagen “que conviene no frivolizar” con estas obras sin terminar al pie de una de las carreteras más transitadas de España por turistas de todo el mundo. La obra según la cronología que añadimos debajo debían estar listas hace seis años.

Según ha explicado Prada “obviamente la obra no se termina porque la Junta de Andalucía no libra presupuesto para ello. Ahí está el origen de todo este problema, en la infradotación presupuestaria crónica en materia de sanidad que sufre la comarca de la Costa del Sol Occidental”. A la que también ha añadido que no se le destina el dinero necesario debido a que está mal contabilizada por el Gobierno regional la verdadera población a la que sirve.

Éste también ha recordado que las cuentas del hospital se encuentran intervenidas por la Consejería de Hacienda debido a un déficit que fue cifrado en 60 millones de euros por una auditoria externa hace pocos años. Y que el convenio colectivo está caduco desde 2009.

Estabilización de la plantilla

El otro gran tema de denuncia además de las consecuencias de la paralización de las obras de ampliación y la escasez de inversiones ha sido el de la estabilización de la plantilla médica. “Es un colectivo que ya ha perdido un 30% de poder adquisitivo en los últimos cinco años, pero para nosotros es más importante aún que la plantilla tenga una estabilidad. Y que el 30% de la plantilla sea eventual es demasiado. Nosotros teníamos más estabilidad antes pero desde 2011 con la crisis eso se pierde. Creemos que se deberían estabilizar a todos estos médicos y no supondría un gasto extra”, ha advertido.

Para el delegado del SMM, toda esta situación repercute indudablemente sobre los trabajadores ya que llega un momento en que es imposible rentabilizar mas la actividad asistencial, siendo más frecuente de lo deseable entre el colectivo médico las situaciones de 'burnout' y la solicitud de excedencia para dejar nuestro centro. 

“La Agencia Costa del Sol ha imitado este vicio de la eventualidad del Servicio Andaluz de Salud. El SAS ahora tiene que hacer por sentencia estables a ese personal eventual mientras la Agencia que tenía fama de hacer estables pronto a sus profesionales pues se encuentra de esta manera”, ha declarado Antonio Martín Noblejas que ha arremetido contra la Junta diciendo que el tema de las obras es “vergonzoso y por desgracia se encuentra como más le gusta a la Junta judicializado porque la justicia es lenta y mientras no hay que invertir nada”.

Historia de un hospital inacabado

El hospital tiene una superficie construida de unos 48.500 metros

cuadrados, que aumentaría en 34.000 cuando concluya esta, lo que supone un incremento del 70%.  En julio del 2008 ya se anunciaba a bombo y platillo que el Hospital Costa del Sol iniciaba sus obras de ampliación, licitadas en 48,4 millones de euros. La propia consejera de Salud, María Jesús Montero, anunció en Marbella el inicio de las misma. El adjudicatario fue el grupo formado por Inabensa y Constructora Hispánica, que forman una UTE la Sociedad Concesionaria Costa del Sol S.A, con un plazo de ejecución de 3 años. La obra se inició en septiembre del 2008.  La consejera hablaba de “refundación del Hospital Costa del Sol”. Entre las especialidades que se incorporarían destacaban: Oncología Médica, Radioterápica y Medicina nuclear, Cirugía vascular, Neurología, Endocrinología, Reumatología y la creación de una unidad de hospitalización para Salud Mental. Además, se ampliaba el número de camas y el área de radiodiagnóstico.

La financiación de la obra incluía la explotación del parking y una zona comercial. Lo que comenzó siendo la “genialidad” que permitiría hacer un hospital sin invertir un euro en su construcción, se convirtió en el talón de Aquiles del proyecto. Trabas legales (el terreno por un lado privado, cedido con carácter altruista lo que dificultaba su explotación y por otro municipal, sin haber contado con la corporación local por ser de otro color político) llevaron a la paralización de la obra en octubre del 2010.  Múltiples anuncios de reinicio resultaron de nuevo infructuosos, estando a día de hoy, diez años después de su inicio, la obra parada.