Sábado 21 Septiembre 2019

 facebook  twitter  instagram 

Adelante Andalucía desvela que Diego Vargas, que así se llama el alto cargo, trabajaba antes de una farmacéutica china que vende a la sanidad andaluza y exige que sea depuesto de su cargo

Fuente: Sevilla.abc.es

El coordinador general de IU-CA y portavoz parlamentario de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, ha reclamado este lunes el cese del director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Diego Vargas, por «una colisión de intereses absolutamente escandalosa» con la farmacéutica china Techdow Pharma, para la que estuvo trabajando como director médico antes de incorporarse a la administración autonómica.

Según la formación de izquierdas, el nuevo Director de Asistencia Sanitaria del SAS ha incorporado a la cartera de medicamentos de la sanidad andaluza el medicamento Inhixa, «el cual promocionaba cuando era director técnico de la farmacéutica Techdow». De esta forma, desde Adelante señalan que ya entienden «por qué están en contra de la subasta de medicamentos» desde la Junta de Andalucía.

En declaraciones a los periodistas en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda, Maíllo ha denunciado que estamos ante un «absoluto escándalo», porque la primera medida importante que ha adoptado Vargas desde su nueva responsabilidad en el SAS ha sido que el medicamento Inhixa, un biosimilar de enoxaparina sódica, es decir, un «antitrombo» de la firma farmacéutica en la que había trabajado se incorpore como el elemento de compra preferente para el SAS: «Esto significa que hay una colisión de intereses absolutamente vergonzante».

En su opinión, para esta situación no hay otra salida que la del «cese inmediato» de Diego Vargas, porque no podemos tener a un representante, hasta hace unos meses, de la industria farmacéutica, en este caso de una compañía china que se ha incorporado al mercado español con un antitrombo, que cuando se incorpora al SAS, «una de las primeras medidas es que se compre a mansalva y de manera masiva ese medicamento».

«Estamos ante una colisión de intereses absolutamente escandalosa y no hay otra salida que el cese inmediato por el Gobierno andaluz», según Maíllo, para quien si no se produce ese cese, habrá que pensar en una «connivencia» por parte del consejero de Salud, Jesús Aguirre, quien ya expresó que el criterio de «amigos» era el que había seguido para nombrar a su equipo en la consejería.

Contrato de cinco meses

Desde la Consejería de Salud aseguran que Vargas «no tiene ninguna relación contractual ni vinculante con la empresa Techdown». Aunque reconocen que sí ha trabajado para dicha compañía durante cinco meses entre el año 2018 y este, aseguran que para cuando el alto cargo se incorporó a Salud, ya había cesado en su cargo en la farmacéutica.

Además, desde la Junta de Andalucía explican que «los indicadores del contrato programa del SAS 2019 fueron consensuados con las sociedades científicas de Atención Primaria y aceptados por las partes antes de presentarlos a las gerencias de los hospitales», de modo que no corresponden con decisiones unipersonales de Vargas.

«El fármaco en cuestión (Inhixa) -añaden desde el SAS- no aparece en el contrato programa: lo que figura es un indicador de prescripción de un grupo de fármacos biológicos (o biosimilares) siguiendo la tendencia del resto de las comunidades autónomas». Así, «Inhixa pertenece a la familia de fármacos de este indicador de prescripción, como al menos 17 familias terapéuticas más en las que tienen cabida productos de más de 20 empresas del sector».

Además, según Salud, Inhixa está introducido en más de 40 centros hospitalarios de toda España desde octubre de 2018.