Miércoles 12 Agosto 2020

 facebook  twitter  instagram 

La crisis que ha originado la pandemia del coronavirus, ha supuesto un estrés a los sistemas sanitarios, sin precedentes en toda su historia. Es de justicia que las condiciones de vuelta a la normalidad, contemplen un reconocimiento a los profesionales.

Fuente: Sindicato Médico Andaluz

​La crisis que ha originado la pandemia del coronavirus, ha supuesto un estrés a los sistemas sanitarios, sin precedentes en toda su historia.

Esta pandemia, ha puesto en evidencia, las profundas deficiencias que veníamos denunciando desde hace décadas, tanto en estructura, como en medios técnicos, o en dimensionamiento de plantillas.

Estas deficiencias del sistema se han visto compensadas al menos parcialmente en el ámbito puramente de los recursos humanos, por el compromiso, dedicación, implicación e incluso la propia salud de los profesionales. El costo y las secuelas de todo tipo, que esto supone y supondrá, no sabemos por cuanto tiempo, formará parte de una factura total, en donde no siempre se tienen en cuenta los aspectos personales psicosociales y humanos de aquellos que han contribuido de una manera solidaria y mas allá del deber, a minimizar el impacto sobre la sociedad.

Hemos visto con perplejidad y asombro, como en los sucesivos planes sanitarios de desescalada, se contempla la vuelta a la normalidad de la actividad, como si el personal que está implicado directamente en ello, fuera ajeno al periodo anterior. Es más, ni tan siquiera se le menciona, como si de material fungible desechable se tratara.

Es de justicia y un clamor social, que las condiciones de vuelta a la normalidad, deben contemplar un reconocimiento a estos profesionales, que les permita recuperar al menos parcialmente parte de la conciliación familiar sacrificada durante estos meses.

Por todo lo anterior el SMA exige a la Administración.

1- Un plan de desescalada donde se contemplen específicamente propuestas destinadas al personal sanitario que haya trabajado durante la pandemia favoreciendo la implementación de medidas que permitan la recuperación de la conciliación perdida.

2- Días adicionales de vacaciones por cada mes de trabajo en el estado de alarma hasta su desaparición, porque es necesario dar a los profesionales la oportunidad de descansar proporcionalmente al sobresfuerzo realizado.

3- Una compensación económica acorde con la planteada en países de nuestro entorno y que se fije igualmente en función de la duración de la crisis sanitaria.

Es también necesario que la Covid 19 sea considerada enfermedad profesional y las bajas laborales que se han producido y siguen produciéndose durante este periodo sean consideradas como accidente laboral a todos los efectos.

Además de lo anterior consideramos imprescindible que se garantice que no sufriremos nuevos aumentos en la jornada semanal ni recortes salariales que vuelvan a castigar doblemente a nuestro colectivo.

Por último, queremos insistir en que lo más importante es garantizar la disponibilidad de los equipos de protección adecuados y en número suficiente para todos los profesionales, así como todos los test para identificar posibles contagios y vectores de la enfermedad.

Sindicato Médico Andaluz

Os dejamos un enlace al escrito enviado a la Dirección General de Personal del SAS con nuestra propuestas.