Jueves 21 Septiembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

Málaga sigue a la cola   

Los recortes de los años más cruentos de crisis aún se perciben en los hospitales de la provincia, donde falta personal que cubra bajas y jubilaciones

En el lado positivo, la apertura del Hospital del Guadalhorce, el anuncio de inauguración del de Ronda para 2017 y la firma de la construcción del chare de Estepona

Málaga sigue a la cola, pero mejora. Los años de recortes han lastrado la sanidad en la provincia, situándola en la cola, aunque poco a poco mejora con la convocatoria de oposiciones y la apertura de hospitales, amén de los avances médicos y la incorporación en 2017 de nuevas tecnologías sanitarias en los hospitales públicos malagueños. A pesar de estos avances, la provincia sigue siendo, según los indicadores sanitarios, la última andaluza en cuestión de ratios tanto en número de camas, como en plantillas de profesionales como en listas de espera. 2016 ha sido un año, según los sindicatos, en que se ha agudizado la falta de personal y, por tanto, la precariedad de los medios para atender a la población. No obstante, también ha sido el año en el que se ha abierto un hospital –en Cártama– y en el que se ha anunciado la apertura de otros dos. A pesar de ello, las críticas han ido en aumento y los cierres de camas en periodo vacacional han demostrado que hace falta una mejor planificación en los hospitales. Ejemplo de ello fue la renuncia de una enfermera del Clínico por estar sola con 36 pacientes en un turno.

Pablo Ráez: La lucha de un guerrero

Pablo Ráez es uno de los personajes de 2016. Este joven de solo 19 años ha conseguido gracias a su historia que la cifra de donantes de médula ósea se multiplique por mil en sólo unos meses. El marbellí puso en marcha una campaña de donación gracias a las redes sociales, donde su historia se hizo viral y donde ha conseguido tener una legión de seguidores que le apoyan en su particular cruzada. Titulada #retounmillón, planteó la necesidad de aumentar la cifra de donantes tras saber que había recaído de una leucemia y que necesitaba otro trasplante de médula, implante que recibió en noviembre en el Hospital Carlos Haya. Con su campaña no sólo ha logrado disparar la cifra de donantes, sino que, en palabras de los gestores del Banco de Médula Ósea andaluz, ha logrado que las personas que acuden a donar estén muy bien informadas y también que se haya contratado más personal y se haya invertido en más medios técnicos para atender la gran demanda de donaciones.

Además de las clásicas críticas sindicales o de partidos políticos, este año la sanidad ha vivido un cierre de año convulso con la creación de una plataforma de ciudadanos, Placasama, que ha exigido reuniones para que se oigan sus peticiones y la celebración de una manifestación el 27 de noviembre, a la que acudieron alrededor de 3.000 personas, en la que se pedía una sanidad «digna». Esta convocatoria, que se celebró a la vez en Huelva y Granada, sumando a muchos más manifestantes –hasta 45.000 en la ciudad de la Alhambra– ha demostrado a la Junta de Andalucía la necesidad de dialogar con los diferentes agentes implicados en la sanidad, en la que no sólo hay gestores, sindicatos o profesionales, sino que también pacientes. A las habituales quejas de falta de personal de los sindicatos se han sumado los colegios profesionales sanitarios, unidos en Uprosama, y que han exigido que se sustituya a los profesionales que se dan de baja, jubilan o fallecen, así como la inclusión de más personal no médico en los hospitales y centro de salud que, consideran, mejoraría notablemente la percepción que de la sanidad tiene la sociedad, con la incorporación de más psicólogos, fisioterapeutas o logopedas al sistema sanitario. Los médicos jubilados, reunidos en torno al Colegio de Médicos, también han pedido más recursos a la Consejería de Salud para que la sanidad recupere lo que, a su juicio, se ha retrocedido con los recortes a consecuencia de la crisis.

A pesar de las críticas, nuestra sanidad sigue siendo de las mejores del mundo. Prueba de ello son los datos de trasplantes, habiéndose superado la cifra récord de 791 trasplantes y 384 donantes este año en toda la comunidad, o los diferentes avances en materia de investigación. Así las cosas, para 2017 la Junta de Andalucía ha anunciado un aumento del presupuesto para la Consejería de Salud de 500 millones y, recientemente, la presidenta de la Junta de Andalucía ha informado de que permitirán la estabilidad de 3.000 profesionales contratados de todas las categorías en la provincia. A este anuncio hay que sumar la celebración de oposiciones en numerosas especialidades correspondientes a los años 2013, 2014 y 2015 y el año que viene las correspondientes a 2017, que permitirá el acceso al sistema sanitario de más profesionales. En lo que se refiere a gestión, se ha dividido la gerencia única de los dos complejos sanitarios de la capital, con el nombramiento de José Antonio Medina como nuevo gerente del Clínico y Emiliano Nuevo, hasta ahora gerente de ambos, en Carlos Haya.

A nivel de infraestructuras, Málaga ha abierto un nuevo hospital. El esperado Hospital del Guadalhorce abrió sus puertas en junio tras ocho años de espera y reclamaciones sindicales que señalaban la importancia de abrir este centro para la comarca, con 103.000 vecinos. El centro sanitario ha abierto por fases, la última, las Urgencias, en noviembre. Aún falta por abrir la parte quirúrgica en 2017, que aliviará –como ya lo han hecho las urgencias– al hospital Clínico, del que depende. A la espera ha quedado el traslado y apertura del Hospital de Ronda, que se prevé para los primeros meses del año que viene y que mejorará la atención sanitaria de miles de vecinos de la Ciudad del Tajo. Para terminar el año, la Junta de Andalucía ha anunciado la firma del convenio para la construcción de un Centro Hospitalario de Alta Resolución de Especialidades en Estepona, municipio que lleva años reclamando tener un centro en su término municipal y cuyos ciudadanos debían trasladarse hasta el Costa del Sol. Precisamente de 2017 se espera que sea un año en que se desbloquee la situación de las obras de este equipamiento.

Fuente: laopiniondemalaga.es