Lunes 18 Diciembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

 

PROFSANINTERCCOO denuncia que la provincia sigue siendo la peor dotada de Andalucía y que el déficit se ha agravado

La provincia está a la cola de Europa en camas hospitalarias públicas por habitante y necesitaría por lo menos medio millar más de sus actuales 2.521 para alcanzar la ratio media de Andalucía.

Es la principal conclusión de un informe de CCOO que denuncia que la situación ha empeorado en los últimos años. Un anterior estudio del sindicato ya precisó que en 2003 la relación era de 19,31 camas por 10.000 habitantes, la más baja de toda la comunidad autónoma. En 2017, de acuerdo al nuevo análisis de CCOO, la ratio de la provincia sigue siendo la peor de Andalucía e incluso menor que entonces: 15,47. La razón de este empeoramiento es que sólo en los últimos cinco años, la provincia ha perdido 370 camas en la sanidad pública. "Es como si se hubiese cerrado un hospital como el Costa del Sol", comparó el secretario de Sanidad de CCOO, Rafael González.

El representante sindical precisó que España -con 20,5 camas por 10.000 habitantes- tiene "tiene la peor ratio de Europa". A su vez, recordó que Andalucía -con 18,44- se sitúa dos puntos por debajo de la media nacional; y que Málaga -con 15,47- está a la cola de la comunidad autónoma. "Por lo tanto, no es descabellado decir que somos los últimos de la Unión Europea", afirmó. "Necesitaríamos un hospital como el Clínico (483 camas) para alcanzar la ratio andaluza y uno más parecido al Regional (818 camas) para llegar a la media nacional", dijo.


CCOO AMENAZA CON MOVILIZACIONES SI ANTES DEL VERANO NO HAY MEJORAS EN LA SANIDAD


González detalló que, quitando las 48 camas del Hospital de Benalmádena, en los últimos 25 años no ha habido un aumento de estos recursos pese al incremento de casi medio millón de habitantes que ha experimentado la provincia; lo que se traduce en un déficit estructural que desde hace más de una década viene denunciando el sindicato.

CCOO hace también un análisis comparativo con la sanidad privada. Del total de camas de la provincia -4.625-, el 54,50% -2.521- corresponden al sector público. El restante 45,50% -2.104-, al privado. Hay un dato en el que la provincia sí sale bien parada: Málaga tiene la mayor dotación privada de camas hospitalarias de Andalucía. Con 2.104 camas, acapara el 37% del total autonómico del sector. Sin embargo, las 2.521 de la sanidad pública en la provincia representan el 17% de las que existen en la región. Un peso de la sanidad privada malagueña que es consecuencia del déficit estructural que durante años arrastra la pública.

CCOO también desgrana la pérdida de empleo de la sanidad pública provincial desde 2009, coincidiendo con la crisis y los recortes. El sindicato la cifra en 1.893 plazas perdidas de todas las categorías. Bastantes más que las 1.201 recortadas en Sevilla, las 1.005 de Granada o las 876 de Jaén. La central reconoce que el plan de contratación del verano pasado -que la Administración puso sobre la mesa después de tres marchas por la sanidad- permitió rebajar el cierre de camas del 25% en 2016 a 8% en 2017. "Podemos afirmar que este año se ha cambiado la tendencia de los años previos, reduciéndose el cierre de camas de manera considerable", asegura CCOO en su informe.

Las consecuencias de los recortes en las plantillas y el déficit en las infraestructuras son mayores listas de espera y un incremento de las agresiones al personal. CCOO recoge en su informe que mientras en 2011 la espera media en la provincia para una operación (protegida por la garantía del tope máximo de seis meses) era de 54 días, en 2016 la tardanza se había incrementado a 72 días; 18 más que en aquel año y cinco por encima de 2015. Sin embargo, en 2016, la provincia ocupó el tercer peor lugar en las listas de espera quirúrgica, después de Huelva -que tuvo una demora media de 102 días- y Granada -de 81-. La provincia mejoró en las listas de espera autonómicas al pasar de la cola en 2015 al tercer peor puesto en 2016. Pero González matizó que no porque hubiera un descenso de la espera media en Málaga -que aumentó incluso respecto del año anterior-, sino porque empeoraron Huelva y Granada, desplazando a nuestra provincia.

El otro efecto de la falta de recursos, según CCOO, son las agresiones al personal de los centros sanitarios. De acuerdo a su informe, Málaga tiene la ratio de ataques físicos y verbales más alta de Andalucía, con un 13,10%. Le siguen Córdoba, con 12,31% y Huelva, con 11,81%. En las conclusiones, el sindicato reitera que Málaga lleva soportando la falta de inversiones más de una década, lo que provoca "hospitales colapsados y un deterioro claro de la asistencia". Por ello, González advirtió: "No se puede esperar mucho más y no vamos a seguir impasibles. Si antes del verano no hay mejoras, habrá movilizaciones"

 

Fuente: malagahoy.es