Lunes 18 Diciembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

El centro sanitario sigue sin tener hospitalización y quirófanos porque carece del trazado eléctrico definitivo

Lleva 15 meses abierto, pero incompleto

VGUADALHORCE

Era un miércoles 11 de mayo de 2005 cuando la entonces consejera de Salud, María Jesús Montero, prometió que el Guadalhorce tendría su hospital. El compromiso era acabarlo hacia finales de 2008. Tras licitaciones desiertas, retrasos reiterados, incumplimientos de plazos y muchas movilizaciones de los vecinos de la comarca, el centro sanitario finalmente se abrió el 28 de junio de 2016; ocho años más tarde de lo prometido. Pero sólo se pusieron en marcha las consultas externas. El 24 de noviembre del año pasado empezaron a funcionar también las urgencias.

Pero a día de hoy es un hospital inacabado: no opera ni ingresa a pacientes. Cualquier patología que requiera, aunque sea un día de hospitalización tiene que ser derivada al Clínico. De modo que -aunque alivia la presión sobre el hospital de Teatinos- funciona poco más que como un centro de especialidades. Los 110.000 habitantes de la comarca siguen esperando un hospital de verdad.

"LA JUNTA DEBERÍA DECLARAR LA UTILIDAD PÚBLICA DEL TENDIDO ELÉCTRICO DEL HOSPITAL"

El problema es que las instalaciones carecen del trazado eléctrico definitivo. Y sin suficiente estabilidad y potencia en el suministro, no se pueden poner en marcha los quirófanos.

La Administración sanitaria sostiene que la pelota está en el tejado de Endesa, que es la compañía responsable del tendido eléctrico. Y esta empresa a su vez justifica la tardanza en que está pendiente de que el Ayuntamiento de Cártama le dé la licencia de obra. El enésimo escollo es que para que puede hacerse el trazado definitivo, antes el Consistorio tiene que modificar el plan especial del entorno en el que se emplaza el hospital.

Mientras las cuestiones administrativas se siguen enredando -como ha ocurrido durante todo el proyecto-, los vecinos continúan con un hospital inacabado, a medio gas.

El chare del Guadalhorce depende del Clínico. Una portavoz de este centro indicó que "todos los circuitos están preparados" para poner el hospital a pleno funcionamiento en cuanto disponga de un suministro eléctrico definitivo, pero insistió en que el desbloqueo de la situación depende de las gestiones entre el Ayuntamiento y Endesa.

El alcalde cartameño, Jorge Gallardo, explicó que el Consistorio está a la espera de que Endesa le remita documentación para la licencia provisional de obra. Aparentemente, la compañía quiere cubrirse las espaldas y no iniciar el trazado y la subestación eléctrica hasta no tener garantías de que luego no se encontrará objeciones administrativas a la línea. Por ello, esta semana Endesa, el Ayuntamiento y la Diputación mantendrán una reunión para abordar el asunto.

El presidente del Sindicato Médico, Antonio Martín, criticó que quince meses después de la apertura del centro sanitario, continúe sin hospitalización ni actividad quirúrgica. "La Junta debería declarar la obra del tendido eléctrico de interés público. Pero en el fondo le interesa que se alarguen los trámites porque en cuanto esté el suministro definitivo va a tener que abrirlo al completo, lo que supone más contratación de personal".

Los técnicos han hecho pruebas de poner en funcionamiento los quirófanos con la luz de la que dispone en la actualidad, pero no es posible. "El sistema se cae, no aguanta", apunta el secretario de Sanidad de CCOO y miembro de la Plataforma pro Hospital del Guadalhorce, Rafael González.

Mientras, el Clínico sigue esperando como agua de mayo que el chare del Guadalhorce se ponga a pleno rendimiento para aliviar su presión asistencial y trasladar allí la actividad quirúrgica del Marítimo a fin de acometer reformas en el hospital de Torremolinos, cuyo deterioro es clamoroso.

Y entre tanto, los vecinos del Guadalhorce siguen aguardando que la infraestructura sanitaria por la que tanto pelearon sea un hospital con todas las letras.

La Plataforma baraja retomar las movilizaciones

La Plataforma pro Hospital del Guadalhorce -la organización que con movilizaciones logró arrancar a la Junta el compromiso de hacer un hospital cuya necesidad negaba y que durante una década se echó a la calle para reivindicar esa infraestructura- amenaza ahora con volver a convocar concentraciones y protestas para sacar al proyecto del estancamiento en el que se encuentra. Rafael González, miembro de la coordinadora y responsable de Sanidad de CCOO, avanzó que pedirán una reunión con Endesa para conocer qué obstáculos frenan ahora que el tendido eléctrico. Y si no hay avances en este mes, la Plataforma baraja retomar las movilizaciones para exigir el hospital prometido.

 

Fuente: malagahoy.es