Jueves 23 Noviembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

Quiénes somos

EL SINDICATO MÉDICO DE MÁLAGA LLEVA MÁS DE 35 AÑOS DEFENDIENDO A LOS MÉDICOS DE ESTA PROVINCIA

Somos una organización democrática, profesional e independiente que tiene por objeto la defensa de los intereses laborales, profesionales y sindicales de los facultativos sanitarios, tanto individuales como colectivos.

A diferencia de los sindicatos de clase que reciben sustanciosas subvenciones y cuyas sedes les han sido cedidas, nosotros somos un sindicato profesional e independiente cuyo patrimonio y actividades se costean con las cuotas de nuestros afiliados a quienes defendemos libremente, sin compromisos ni ataduras. No nos debemos a ningún poder establecido sino únicamente a los facultativos sanitarios a quienes representamos desde más de 35 años.

El SMM está federado con los Sindicatos Médicos del resto de las provincias andaluzas en el Sindicato Médico Andaluz-Federación (SMA), y a través de este, confederado con los Sindicatos Médicos del resto de las Comunidades Autónomas en la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM).

De la supervivencia del sindicalismo profesional de los facultativos sanitarios depende, en buena parte, el futuro de las condiciones de nuestra profesión y por eso os pedimos vuestra colaboración y esfuerzo. Si estáis de acuerdo con nuestros planteamientos apoyadnos para que os podamos representar, y si pensáis que no respondemos a vuestras expectativas siempre agradeceremos una crítica constructiva.

¡TU APOYO FAVORECE LA DEFENSA DEL COLECTIVO!

¡TU APORTACIÓN GARANTIZA NUESTRA INDEPENDENCIA!

¡AFÍLIATE! (ir afiliación)

Hola soy médico. Trabajo desde hace dos décadas para la sanidad pública como Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.  No sé si publicará esta carta, pero por lo menos lo intento.

He revisado entre el asombro y el regocijo las noticias al respecto del bragado maquinista capaz de parar su tren para no poner en peligro potencial a sus ocupantes, al superar el tiempo que de forma continuada podía conducirlo. Digo bragado porque hay que tener valor para exponerse al calvario de investigaciones, expedientes, sanciones y demás presiones que la empresa le va a hacer soportar. Seguro había sido más fácil seguir hasta llegar a su destino, como seguro él mismo y muchos de sus compañeros, ha hecho otras veces, ya que, hasta que pasa, nunca pasa nada, por conducir dos o tres horas más.