Miércoles 26 Julio 2017

 facebook  twitter  instagram 

Una de las principales reivindicaciones de los médicos de familia es poder pedir más pruebas diagnósticas a los pacientes, una atribución que ahora tienen restringida. Esa situación va a cambiar, según dijo ayer en Málaga la gerente del SAS, Francisca Antón, que explicó que se va a empezar a trabajar en un proyecto estratégico de desarrollo de la alta resolución diagnóstica y terapéutica en atención primaria. El objetivo es mejorar la eficiencia y los tiempos de respuesta en los centros de salud.

De ese modo, está previsto incrementar la capacidad de resolución diagnóstica y terapéutica de los facultativos de atención primaria con la finalidad de evitar interconsultas innecesarias y para que los pacientes lleguen a los especialistas del hospital con un diagnóstico. Asimismo, se proporcionará a los médicos de familia acceso a los procedimientos diagnósticos de imagen, laboratorio, anatomía patológica y microbiología, entre otros, es decir, que podrán pedir pruebas que ahora tienen vedadas. Simultáneamente, se incrementará la formación de los profesionales y el equipamiento diagnóstico de los centros para conseguir una atención primaria de alta resolución.

Pacientes complejos

Por otro lado, para contribuir a la equidad en la atención, mejorar la variabilidad clínica y la distribución de la población entre los equipos de atención primaria, se procederá a la implantación de la estrategia de los ACG's (Ajusted Clinical Groups), gracias a la que cada equipo médico-enfermera tendrá asignada una población ajustada según la complejidad de sus necesidades de salud. Esta implantación supondrá, en algunos casos, la incorporación de nuevos efectivos para equilibrar las situaciones de mayor complejidad.

También se revisará y actualizará el programa de atención a pacientes crónicos a través de Planes Terapéuticos Personalizados (PTP). Tanto enfermos como personas cuidadoras serán atendidos por equipos funcionales donde, además del médico de familia y la enfermera de referencia, se incorporan médicos internistas, enfermeras gestoras de casos y trabajadoras sociales. Asimismo, se fortalecerá la investigación. El objetivo final es contribuir al fortalecimiento de la atención primaria en Andalucía, ámbito de la sanidad en el que se resuelven más del 90 por ciento de los problemas de salud de la población.

 

Fuente: diariosur.es