Miércoles 26 Julio 2017

 facebook  twitter  instagram 

Hace una labor callada y constante por dar voz a las familias de personas con patologías psiquiátricas

Un homenaje ha reconocido su trabajo en este ámbito en los últimos 25 años

Lleva una vida luchando por una buena atención para las personas que sufren una enfermedad mental, para que no se estigmatice a esos pacientes y para ponerle voz a familias que sufren las consecuencias de patologías a menudo poco comprendidas por la sociedad. Miguel Acosta, presidente de la Asociación de Familiares con Enfermos de Esquizofrenia de Málaga (Afenes), ha sido reconocido por la federación que agrupa estas organizaciones (Feafes) por sus 25 años de trabajo en esta institución.

-¿Es muy dura la enfermedad mental?


ESPERAS DE SEIS O SIETE MESES PARA LAS REVISIONES NO SE PUEDEN ACEPTAR PORQUE VAN EN CONTRA DE LA PREVENCIÓN"LE VOY A PEDIR A LA VICECONSEJERA QUE SE ACTIVE LA UNIDAD DE MARBELLA PORQUE ES ABSOLUTAMENTE URGENTE"


-Sí, la verdad es que sí. Los profesionales son reacios a diagnosticar en poco tiempo. El diagnóstico rápido no existe porque no se localiza ni con electroencefalogramas, ni con análisis de sangre... Una persona empieza aislándose de los amigos, buscando la soledad...

-¿Quiere decir no es como la diabetes que se diagnostica por los niveles de glucemia?

-Exacto. O como con el colesterol, que vas te haces el análisis y punto; está claro. Pero en la enfermedad mental no es así. De modo que los profesionales son muy cautos a la hora de dar un diagnóstico.

-¿Los familiares se sienten incomprendidos?

-No incomprendidos, pero no lo suficientemente atendidos por la carencia de recursos y las listas de espera que van a peor. Ahora mismo, la salud Mental está caminando en dirección contraria, está retrocediendo en la atención y eso es inaceptable. Hay un apartado sangrante que es la patología dual que está absolutamente desatendida.

-¿La patología dual es la de personas que tienen enfermedad mental y adicciones?

-Exactamente. No hay recursos específicos para el tratamiento integral de la patología dual. La parte de drogodependencia la tratan los CPD y la enfermedad mental, el SAS; y no hay coordinación entre ambos. Lo ideal sería un tratamiento integral bajo un solo control.

-¿Por qué dice que se retrocede?

-Porque el capítulo de inversiones es prácticamente cero y faltan recursos. Yo fui presidente de la federación andaluza [Feafes] de 2004 a 2008. Afortunadamente, en aquellos años, se hicieron equipos de salud mental, hospitales de día, casas hogar, comunidades terapéuticas... Pero siguen faltando recursos.

-¿Cuál es la situación en la provincia tanto de profesionales como de recursos?

-Las ratios de la provincia de Málaga tanto de recursos humanos como de dispositivos son insuficientes.

-¿Y las listas de espera como están en salud mental?

-Al principio estaban en casi un año. Luego hubo una época en la que estaban en 30 días, que es un plazo razonable. Sin embargo, ahora están otra vez en seis o siete meses para revisiones periódicas de enfermedades que ya están diagnosticadas.

-¿Y cuánto estima que sería lo razonable?

-Lo razonable serían unos 30 días porque antes han sido de 30 días. Esperas de seis o siete meses no se pueden aceptar porque esas demoras van en contra de la prevención. Es verdad que el equipo de Salud Mental le dice al paciente que se encuentra algo, acuda al dispositivo, pero eso es un engañabobos. Las revisiones deberían ser más frecuentes. Ahora está peor, por eso digo que vamos para atrás.

-¿Tienen noticias de la unidad de agudos prevista en la ampliación del Hospital Costa del Sol, en Marbella?

-Sigue sin abrirse y no se sabe ni cuándo. Ahí hay un litigio de por medio. Aquello lleva años parado. En esa ampliación se preveía un hospital de día y una unidad de agudos. Todo aquello se paró, se fue al garete. Sigue absolutamente parada y no hay ni fecha.

-Tiene una reunión con la viceconsejera esta semana ¿qué le va a pedir?

-Que se active de forma definitiva la unidad de agudos de Marbella que es absolutamente urgente. También le voy a pedir un hospital de día de Salud Mental en Ronda; allí no es necesaria una unidad de agudos.

-¿Y en el Guadalhorce?

-Allí, en el nuevo hospital o en actual equipo, donde haya espacio, debería ir un hospital de día. Esto ya sería más a largo plazo.

-¿Está cansado de tanto pelear por recursos?

-La verdad es que no. Yo soy bastante perseverante; no me canso de reivindicar. Hay servicios al usuario y a las familias que debería prestarlos la Administración. Sin embargo, nosotros además de reivindicar, estamos a pie de obra supliendo carencias. Por eso notamos las faltas y que los pacientes no están razonablemente atendidos. Y donde hay un usuario desatendido, hay una familia sufriendo las consecuencias de esa situación. Eso es en condiciones normales; es peor cuando se trata de la patología dual de la que hablamos antes.

-¿Y a nivel laboral los enfermos mentales tienen oportunidades?

-Si el empleo está mal para cualquiera, para personas con problemas de salud mental, el porcentaje es mínimo. Hay muchos tipos de trabajo que podrían hacer. El documental Di capacitados recoge la escalada al Naranjo de Bulnes (Asturias) de cinco personas diagnosticadas con esquizofrenia. Si son capaces de eso, que es alpinismo puro y duro, son capaces de cualquier cosa. Una persona con enfermedad mental no es un inútil.

 

Fuente: malagahoy.es